La cuna del Tequila

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Un pueblo mágico, así lo definiría yo y no porque me apetezca, sino porque lo es. Era el día correcto y el momento preciso. Un ambiente festivo reinaba en el pueblo, debido a que ese día, el 16 de septiembre, se celebraba la Independencia de México del estado español. Era el lugar indicado para deleitarse con la celebración, por la cercanía que tiene el pueblo con sus tradiciones. Por suerte, tuve la oportunidad de vivir el momento y poder disfrutarlo.

tequila-cosas-por-hacer-1

Lo que no te puedes perder

Si hay algo representativo de la localidad esas son sus fábricas tequileras. Llevan años produciendo el elixir mágico, desde que en 1600 Pedro Sánchez de Tagle, segundo marqués de Altamira creara la primera destilería. Desde entonces, decenas de instalaciones se han levantado para fabricar esta receta.

Quizás la más conocida sea la empresa Jose Cuervo, que ofrece una visita guiada que comprende un microuniverso sobre todo lo que hay que hacer en la villa. Este paseo incluye un viaje en tren a través del paisaje rojo espinado azul, la exploración de su fábrica más antigua, la Rojeña, y un plácido hotel para descansar de las aventuras. Sin embargo, todo ello tiene un inconveniente, su precio (es la experiencia más cara). Por lo tanto, si lo que deseas es ahorrarte dinero te recomiendo visitar las instalaciones de otras empresas.

En nuestro caso, decidimos contratar la visita guiada de Casa Sauza. Este recorrido incluía la visita a la destilería, la degustación de varios tequilas y una ruta que comprendía  las calles más famosas del pueblo. Para finalizar, te llevan a un local donde te sirven una especie de cócteles elaborados con tequila, semejantes al granizado.

Después del tour, caminamos por las calles empedradas de la aldea hasta el atardecer. Las horas se habían pasado volando, pues eran casi las ocho. A cada minuto que pasaba se acercaba más la hora del Grito, por lo tanto, había que prepararse para la fiesta. Eso si, antes fuimos a la cantina más antigua, conocida como «La Capilla» donde nos sirvieron dos batangas. La bebida está compuesta por un 80% de tequila y el resto coca cola. Una mezcla que al parecer no suena muy bien, pero que tiene un sabor intenso que la hace agradable al paladar.

«Le dicen la capilla porque entras de pies y sales de rodillas»

Eran las diez de la noche cuando la plaza de Armas se tiño de banderas rojas y verdes, simbolizando el estandarte mexicano. En ella abundaban los puestos de comida, los escenarios, así como las personas alegres por la conmemoración del día más importante del país. Incluso la iglesia portaba cruces con colores. Todo estaba listo, solo quedaba disfrutar del momento con un tequila en la mano.

Canción del viaje

Invítame a una cerveza

Ayuda a mejorar los contenidos del sitio web y a darme la oportunidad de visitar más lugares.

€1,00

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: